Hijo Dilecto de Managua- Pablo Emilio Barreto Pérez e Hijos: Pedro Pablo, Nelson Alberto, Elisa María y Sofana Barreto.
TuWeb
Hijo Dilecto de Managua- Pablo Emilio Barreto Pérez e Hijos: Pedro Pablo, Nelson Alberto, Elisa María y Sofana Barreto.
Mis aficiones
Álbum de Fotos
Mi currículum
Mi currículum sin experiencia
Mis enlaces
 
Hijo Dilecto de Managua- Pablo Emilio Barreto Pérez e Hijos: Pedro Pablo, Nelson Alberto, Elisa María y Sofana Barreto.

Información breve de libros de Pablo Emilio Barreto Pérez.

Libros ya impresos. Todos están depositados en la Biblioteca Nacional Rubén Darío (Palacio de la Cultura), en la Biblioteca del Banco Central o Roberto Incer Barquero, y en las cinco Bibliotecas de la Alcaldía de Managua, situadas: “Iberoamericana, Plaza España; Mercado Oriental o “Niños Felices”, donde fue la Azucarera; Larreynaga, del Puente El Edén, una cuadra al Oeste y media cuadra al Norte; Luis Alfonso Velásquez Flores, en el Palacio de la Cultura; Mercado Iván Montenegro Báez, y en la Fidel Coloma, contiguo al Mercado Róger Deshón Argüello, en el Barrio San Judas.

“44 años de la dictadura somocista”. Fue escrito y publicado en junio de 1979, durante la Insurrección Sandinista y antes del Triunfo de la Revolución Sandinista. Es una denuncia fuertísima contra la tiranía genocida del somocismo, especialmente por la destrucción generalizada del país, las matanzas de 50 mil nicaragüenses, los robos colosales y descarados y corrupción imparables del mismo Anastasio Somoza Debayle y de sus generales, coroneles, mayores y toda la claque del Partido Liberal Nacionalista, que era “el brazo civil” de la Guardia Nacional o ejército de intervención norteamericana armada permanente: creada, entrenada y financiada por el gobierno criminal de Estados Unidos. Es un libro mayoritariamente gráfico. Una parte de este libro fue robado por la Guardia Nacional y tirado al Lago de Managua. Unos tres mil ejemplares, en cambio, fueron distribuidos entre combatientes populares en las trincheras o barricadas de combate en la Insurrección Final contra la tiranía somocista en Managua.

Insurrección Sandinista Victoriosa y Repliegue Táctico de Managua a Masaya. Es el segundo libro de Pablo E. Barreto Pérez, impreso en la Editorial Cartago de México, y publicado en 1982. Fue ésta la primera edición de más de 20,000 ejemplares, se informó. Se produjo como consecuencia de su participación directa en la Insurrección Sandinista u Ofensiva Final contra la dictadura en Managua y su también participación directa en el Repliegue Táctico de Managua a Masaya el 27 de junio de 1979. Narra este libro, además, sobre cómo los 6,000 ó 7,000 capitalinos replegados de Managua a Masaya participaron en la defensa de la misma Masaya, la Liberación de Jinotepe, Diriamba, San Marcos, Granada, Diriomo, Diriá, y todos los llamados Pueblos Blancos. En este libro se relata detalladamente esta hazaña histórica-militar del FSLN en su marcha para derrumbar por siempre a la dictadura genocida del somocismo. Barreto Pérez iba como combatiente, tomó notas del viaje, hizo las fotos que después se hicieron famosas en el país, y volvió triunfante a Managua con los mismos combatientes, después de permanecer combatiendo en Masaya, Granada y Carazo. El Repliegue a Masaya sirvió, inclusive, para reforzar el Frente Oriental Carlos Roberto Huembes, y para derrumbar a la guardia genocida en Masaya, Granada, Jinotepe, Masatepe, todos los llamados Pueblos Blancos o Brujos y la liberación posterior y definitiva de la misma Managua-Capital. Tres asuntos anecdóticos e históricos:
1) Según se informó, de este libro (ubicado en “Testimoniales”) se imprimieron cerca de 30 mil ejemplares en México, de donde fue enviado a Venezuela, otras partes de Centroamérica y España; 2) Al llegar a Managua, le enviaron 20 ejemplares. El autor pensó que eran regalados, pero a la semana siguiente también le llegó el cobro por esos 20 ejemplares; 3) Como en los casos de todos sus libros, Barreto Pérez, en cambio, no cobró ni un centavo por escribir este valioso libro histórico-testimonial que recoge una de las hazañas militares y políticas más importantes de la Historia Moderna de Nicaragua.
2) El “Repliegue Táctico de Managua a Masaya” fue reescrito por su autor en mayo-junio del 2009, para su reimpresión en la Imprenta de la Asamblea Nacional, por órdenes del compañero René Núñez Téllez, presidente del Parlamento; y del Comandante Ramón “Nacho” Cabrales, uno de los jefes de aquel Repliegue de 1979 y actual administrador de la Asamblea Nacional. Barreto Pérez reescribió su libro en 25 días. Se hizo la reedición y reimpresión en homenaje al 30 aniversario de la Revolución Popular Sandinista. Ahora tiene el doble de páginas, debido a que fue ampliado, tiene muchísimos más datos sobre la Insurrección en Managua, del Repliegue, de la defensa de Masaya y los operativos militares revolucionarios sandinistas para propiciar y acelerar el derrumbe o demolición de la dictadura genocida del somocismo. El libro original del “Repliegue Táctico de Managua a Masaya” fue escrito en una semana, en febrero de 1980, debido a que Federico López Argüello, uno de los participantes en esta gesta en Managua y Masaya, dijo que era urgente llevarse a México el testimonio escrito por el único periodista participante directo, cronista y sobreviviente de la célebre Insurrección Sandinista y del Repliegue Táctico a Masaya.
3) Otra anécdota histórica importante es que Barreto Pérez tomó alrededor de 20 rollos de fotos (cuando aún eran películas, celuloides, con el revelado correspondiente) de las batallas o combates insurreccionales entre los combatientes del Frente Sandinista y los guardias genocidas somocistas en Managua; y después, varios rollos durante la marcha del Repliegue Táctico de Managua a Masaya, y luego en los combates liberadores en Jinotepe, y Granada. Cuando ya se hubo registrado el Triunfo de la Revolución Sandinista, después del 19 de julio de 1979, aparecieron decenas o centenares de periodistas y escritores oportunistas, en busca o a la caza de materiales históricos sobre la Revolución Sandinista, para hacerse “estrellas”, apropiándose de la Estrella de la Revolución Sandinista. Uno de éstos, un mejicano, le solicitó fotos al Comandante Carlos Núñez Téllez, jefe de la Insurrección y del Repliegue a Masaya. El Comandante Núñez Téllez me ordenó entregarle los rollos (ya revelados) al mejicano, presuntamente “prestados”. Yo ya conocía este tipo de ardides de estos oportunistas miserables. La orden del Comandante Núñez Téllez era terminante. Pensando en lo que podía ocurrir, me guardé, aparté, tan sólo 10 rollos de las fotos de la Insurrección en Managua, del Repliegue de Managua a Masaya y de las “tomas” o liberaciones de Jinotepe y Granada. Eso fue lo que salvé, pues el estafador y ladrón mejicano, tomó los rollos en sus manos y no volvió a aparecerse por Nicaragua. Se robó mis fotos.


San Francisco Resucita del Desierto. Fue escrito e impreso en 1992. Es un librito pequeño que recoge una historia singular de Managua, específicamente del Municipio de San Francisco Libre, ubicado en el lado Norte del Lago Xolotlán o de Managua. Es una historia particular, pues recoge los esfuerzos organizativos y participativos de la Asociación de Educación Popular Carlos Fonseca Amador, cuando ésta se dedicó a salvar el Bosque Limón, situado en la orilla de la desembocadura del Río Viejo, cuya cuenca alimentadora de agua se origina en Jinotega. Este Bosque El Limón tenía numerosas hectáreas de árboles de madera fina, para leña y frutales, unos desarrollados allí de manera natural y otros sembrados por técnicos alfabetizadores de la mencionada Asociación de Educación Popular Carlos Fonseca Amador y centenares de pobladores de San Francisco Libre.
En las páginas de “San Francisco Resucita del Desierto” se narra cómo fueron arrasados los bosques de San Francisco Libre por leñadores pobres, que aparecieron después de que el Frente Sandinista de Liberación Nacional perdió las elecciones de febrero de 1990, es decir, cuando apareció el nefasto, criminal, saqueador y genocida sistema “neoliberal”, mediante el cual las empresas trasnacionales yanquis y sus servidores vendepatrias oligárquicos de Nicaragua, pusieron en venta el país.
La Asociación de Educación Popular Carlos Fonseca Amador, la Alcaldía y centenares de pescadores y pobladores de San Francisco Libre, trabajaron juntos en proyectos ambientales, sociales, agropecuarios, de pesca, de alfabetización y de siembra de árboles, en un período que comenzó en 1991 y concluyó en los primeros años del nuevo Siglo XXI.
Este libro menciona los antiguos Barcos y marineros entre el antiguo “San Francisco del Carnicero” y Managua-Capital, y de cómo antes de que hubiera la Carretera Panamericana Norte, los caminos carreteros llegaban hasta “San Francisco del Carnicero”, a depositar mercaderías en el Puerto, y de allí se transportaban en lanchas y barcos al Muelle capitalino, entonces situado en el llamado Malecón de Managua.

Bromista de Somoto, o Cuentos de Somoto a San Francisco Libre. Impreso y publicado en 1993. Es un librito curioso sobre un bromista singular a quien le decían “Marihuana”, en Somoto, capital del Departamento de Madriz. Este hombre, ya fallecido, se burló de todo mundo, especialmente de aquellos personajes que se las dan de “caché”. Hizo volar “Platillos voladores” sobre Somoto; echó al viento, a media noche, un repicar de campanas de la Iglesia y todo el pueblo se congregó enfrente del Templo; hizo que mendigos y gamonales hicieran el ridículo en medio de sus correspondientes insolencias en las calles de Somoto. “Marihuana” se burló de coroneles genocidas somocistas y de ambiciosos ricachones, y al final falleció olvidado en una de las calles de la Ciudad de las Rosquillas y de los Burros cargados de leña.

Pedagogía del Amor. Es una narración sobre los trabajos de alfabetización en San Francisco Libre, emprendidos por la Asociación de Educación Popular “Carlos Fonseca Amador”, presidida por el profesor Orlando Pineda Flores. Este librito califica como “apóstoles de la educación de los pobres” a este grupo de alfabetizadores, que recogieron la bandera de la alfabetización después de que el Frente Sandinista perdiera las elecciones presidenciales en febrero de 1990. Esta labor la emprendieron, y la siguen ejecutando, entre otros en esta Asociación mencionada: Orlando Pineda Flores, Guillermo Fuentes Pilarte y Adrián Cruz Santana.

Masacres somocistas. Impreso y publicado en 1996. Contiene una recopilación de casi 400 masacres, de las más conocidas del régimen sangriento genocida de los Somoza, de antes del Triunfo de la Revolución. También recoge parte de las masacres ejecutadas por los mismos sicarios y mercenarios somocistas y los mismos yanquis criminales de la década del 80, hasta completar casi 100,000 muertos. A esta práctica le llamaban “democracia”, mientras a las víctimas les decían “sandinocomunistas”, “terroristas”, “verticalistas”, “antidemócratas”; al mismo tiempo, esos mismos somocistas genocidas, los oligarcas locales nicaragüenses, se mancornaban con el gobierno genocida de Estados Unidos y sus empresas trasnacionales, para seguir robándonos y matándonos por hambre y con balas, etc. Contiene relatos cortos sobre masacres conocidas y desconocidas, ejecutadas por la Guardia Nacional somocista genocida, por la Oficina de Seguridad del régimen tiránico, por “orejas”, “jueces de mesta”, militares retirados y militantes activos del Partido Liberal Nacionalista de Somoza, a cuyos integrantes se les conocía como “el brazo civil” de la opresión sanguinaria somocista.

Ciudad Sandino, 30 años cumplidos. Es una investigación histórica sobre el nacimiento y desarrollo de Ciudad Sandino, nuevo Municipio de Managua. Impreso y publicado en el año 2002. En él se cuenta cómo sus pobladores salieron en medio de inundaciones de “Miralagos”, en el Lago de Managua, cómo se convirtieron en Distrito I y después en Municipio del Departamento de Managua. Este libro ya fue ampliado por su autor. Tiene más del doble de páginas ahora, debido a que contiene un 400 por ciento de más información que en relación a la original. Están trabajando en su reedición y reimpresión su propio autor, Pablo E. Barreto Pérez y el exvicealcalde de Ciudad Sandino: Guillermo Antonio González. Ciudad Sandino tiene apenas 11 kilómetros cuadrados, en los cuales se alojan más de 100,000 pobladores de Managua.

Tipitapa, suelo cubierto de Historia Nacional. Impreso y publicado en el año 2002. Contiene una investigación histórica que incluye amplia documentación y relatos sobre Batalla de San Jacinto, de cómo este pueblo nació en 1777, dónde vivieron el Cacique Tipitapa y su gente, cuál era la relación que tenían estos indígenas con Managua, cómo fue construido el “Puente del Diablo” con madera gruesa por los españoles, cómo fue reconstruido ese puente por José Santos Zelaya, presidente liberal de 1893 a 1909; cómo fueron utilizados la Bocana de Tipitapa y el Río Tipitapa como paso de los españoles entre Granada y León Viejo, cuando ambas ciudades habían sido recién fundadas en 1528, y cómo se registró en Tipitapa el llamado “Pacto del Espino Negro” entre los invasores criminales gringos y los traidores criollos, encabezados por los vendepatria José María Moncada, Emiliano Chamorro Vargas y Adolfo Díaz Resinos. Contiene un relato pormenorizado sobre la Batalla de San Jacinto, donde fue capturado y ejecutado Byron Cole, uno de los “lugartenientes” del filibustero William Walker, represente de los esclavistas invasores y agresores militares del Sur de Estados Unidos.

Ticuantepe, suelo siempre codiciado. Impreso y publicado en el año 2002. Asimismo, contiene una investigación histórica singular que cuenta el nacimiento este pueblo y su transformación en Municipio. Ticuantepe significa “Cerro de las fieras”. Este libro cuenta cómo nació, en las faldas de Las Sierras de Managua, al oeste del Volcán Masaya, el sistema de agua potable de Masaya y del mismo Ticuantepe. Narra cómo fueron los cafetales; cuenta cómo hubo allí disputas por tierras, las cuales continúan; de cómo en el subsuelo de Ticuantepe está el lago de agua principal que le suministra 24 millones de galones de agua diariamente a la Ciudad de Managua-Capital. Ticuantepe es un suelo rico en arqueología, producción de piñas, pitahayas, bosques, fauna silvestre abundante y seres humanos cálidos, inteligentes, diligentes, pertenecientes al Departamento de Managua.

Malpaisillo, Pueblo Joven, arrasado por algodoneros. Es una historia impactante, llena de anécdotas que retratan cómo operaba el somocismo genocida con aquellos personajes que no eran de su agrado, inclusive dentro de las filas del Partido Liberal Nacionalista de Anastasio Somoza García. Impreso y publicado en el año 2002. Es una investigación histórica sobre el papel que ha jugado este Municipio en un sector algodonero pujante, y de cómo se convirtió de un sitio boscoso a una sabana árida, golpeada profundamente cuando el Huracán Mitch. Asimismo, este libro recoge, mediante investigación, el accionar criminal del somocismo genocida en Malpaisillo, donde, inclusive, los integrantes de “escuadrones de la muerte” (“Mano Blanca”, de la Oficina de Seguridad de Anastasio Somoza Debayle). Es un libro narrador de cómo los terratenientes, oligarcas y los jefes de la dictadura somocista genocida, destruyeron los bosques, ríos caudalosos, “ojos de agua” y lagunas, para dar paso a los cultivos de los destructivos cultivos de algodón, caña y bananos, mediante los cuales, asimismo, fueron intoxicados los suelos y las aguas subterráneas y superficiales, y eliminada gran parte de la fauna local.

20 años cumplidos. Historia de tres Repliegue del FSLN en Managua. Es un librito pequeño que narra sobre los Repliegues a Masaya, de Managua a Mateare, de Monseñor Lezcano a San Judas (Masacre de Batahola) y de Ciudad Sandino a San Andrés de La Palanca, todos en 1979, durante la Insurrección u Ofensiva Final contra la tiranía somocista y antes del Triunfo de la Revolución Popular Sandinista. En este librito se narra cómo la Escuela de Entrenamiento Básico de Infantería (EEBI), que era como un ejército dentro del ejército o Guardia Nacional. Esta EEBI era una escuela de asesinos, al mejor estilo de los nazifascistas alemanes hitlerianos. Era el ejército personal de Anastasio Somoza Portocarrero, hijo de Anastasio Somoza Debayle. Con este cuerpo militar de asesinos pretendían sembrar miedo, terror, inclusive dentro de las filas de la Guardia Nacional somocista genocida.

Mercados de Managua. Impreso y publicado en el año 2002. Es una investigación histórica sobre los Mercados de Managua, especialmente de la evolución del Mercado Oriental después del Terremoto del 23 de diciembre de 1972. Este libro contiene el Decreto creador de la Corporación Municipal de Mercados de Managua y el Plan de Arbitrios de Managua. Vale la pena adentrarse en cómo eran los Mercados antes del Terremoto de 1972, y de cómo son hoy, cuando sólo el Mercado Oriental tiene casi 15,000 comerciantes en su interior todos los días. También relata brevemente la historia de cómo se organizaron y comenzaron a funcionar los Mercados de San Judas, “Periférico” o Jhonatán González, Iván Montenegro Báez, Carlos Roberto Huembes, Leonel González o “Candelaria” y el de Ciudad Sandino.

Américas, a 30 años de la Inverosímil. Es una investigación histórica sobre el nacimiento y desarrollo de las Américas I, Américas II (Villa José Benito Escobar Pérez), Américas III (Villa Revolución) y Américas IV (Villa Venezuela), todas originadas como consecuencia del Terremoto del 23 de diciembre de 1972. Américas II se comenzó con empleados de CARNIC, empresa del tirano Anastasio Somoza Debayle, y algunos guardias nacionales. Fue impreso y publicado en 2003. En sus páginas se puede leer cómo Cornelio Hüeck Sálomon, presidente del Congreso somocista, le compró tierras al Estado en 13 mil córdobas y después se las vendió al mismo Estado en 13 millones de córdobas, precisamente, cuando se iban a construir las casitas de tablas de las Américas. Su construcción y desarrollo fue uno de los dramas humanos más conmovedores de Managua. Les invito a leer este relato. Es breve, es un libro pequeño.

“Huracán Mitch: Se reventó el Casitas, Naturaleza Implacable”.
Relatos aterradores o conmovedores de sobrevivientes del Huracán Mitch, especialmente en Posoltega, León, San Francisco Libre, Ciudad Darío, Matagalpa, Villa Nueva, Chinandega, Chichigalpa, Corinto, Condega, Villa Nueva, Chichigalpa, Telica, Malpaisillo, etc. Es uno de los libros más dolorosos, pues contiene narraciones electrizantes y dramáticas de los propios sobrevivientes del Mitch en Posoltega y en San Francisco Libre, por ejemplo.

Este libro contiene centenares de testimonios aterradores y conmovedores sobre cómo la masa de lodo, rocas inmensas, árboles también enormes, arrastraron a miles de personas (niños, adultos y ancianos) en Posoltega, por ejemplo. Cuenta de cómo dos hombres, Alonso Rueda Aráuz y Félix Moraga Escoto, rescataron a centenares de seres humanos que estaban enterrados en el lodo, prensados por rocas o envueltos en alambres de púas que les impedían liberarse. Indica cuántas toneladas de rocas, lodo y árboles llevaban el alud o avalancha del Casitas que arrasó las Colonias Rolando Rodríguez y El Porvenir. Tiene un relato completo sobre la trayectoria del Mitch, de cuántos huracanes han afectado a Nicaragua y, por supuesto, abundancia de datos sobre la mortandad dejada por el Huracán Mitch en Centroamérica y Nicaragua
Además, lamentablemente, se relata en este libro sobre cómo Arnoldo Alemán Lacayo, vergüenza nacional como presidente de la República, se burló de los familiares de las víctimas del Huracán Mitch en Posoltega, a quienes mandó a cortar café mientras buscaban a sus familiares muertos en los pantanos, en los plantíos de caña, en los cauces y en las aguas costeras del Océano Pacífico.
Inclusive, se informa sobre cómo algunos funcionarios del gobierno de Alemán Lacayo se robaron parte del dinero donado desde el exterior para los damnificados del mismo Huracán Mitch.

Criminales sin Castigo. Es un libro también de un contenido en cierto modo aterrador porque relata la ruta seguida por el autor, desde que nació en el Hospital San Vicente de León hasta el momento en que 180 matones le prenden fuego a su casa en el kilómetro once de la Carretera Sur, el 14 de abril de 1994. Es como una biografía suya inserta en una ruta de destrucción natural masiva de los algodoneros de León, Chinandega, Managua, Masaya y Granada y de la tiranía somocista matando gente con su guardia nacional. Se ve a Barreto Pérez cayendo preso en El Hormiguero, rescatando heridos y muertos durante la madrugada del Terremoto de 1972, luchando contra los que destruyen el país y que nadie castiga, y pone como ejemplo que los Callejas hicieron carreteras en las faldas del Volcán Casitas, lo que provocó el deslizamiento mortal que ocasionó la destrucción completa de las Colonias Rolando Rodríguez y El Porvenir, pero que nadie castiga, y acusa de que los 180 matones que quemaron su casa también andan en la absoluta impunidad, gracias al sistema imperante en el país en la década del 90 y parte de la del 2000 hasta los primeros meses del 2007… Acusa asimismo a Arnoldo Alemán Lacayo, ladrón, saqueador del Estado nicaragüense, por haber intrigado para que lo echaran preso por la quema de la Alcaldía de Managua en noviembre de 1991. Alemán Lacayo, ladrón, saqueador del país, acusó a Barreto, en noviembre de 1991, de haber presuntamente jefeado la quema mencionada de la Alcaldía Este libro narra cómo Barreto Pérez fue condenado a morir por los “escuadrones de la muerte” (“Mano Blanca”, era el nombre “inocente” que le habían puesto los somocistas genocidas), de cómo participó en la Insurrección Sandinista de Septiembre de 1978 y de cómo se integra a la Insurrección u Ofensiva Final contra la tiranía somocista en junio de 1979; cómo se va en el Repliegue Táctico a Masaya, y de cómo participa en la defensa de Masaya, y en las jornadas de liberación definitiva de Carazo y Granada, y cómo vuelve triunfante de Masaya a Managua, el 19 de julio de 1979.

Pancho Ñato. No impreso todavía. Es un libro también curiosísimo. Es una investigación histórica que introdujo a Barreto Pérez en secretos de familia muy bien guardados por mucho tiempo. “Pancho Ñato” era un personaje legendario, popular, campesino, de las comarcas aledañas a León. Se enfrentó a tiros, exitosamente, con pandillas de guardias nacionales somocistas genocidas entre 1948 y 1952, porque lo acusaban de “roba ganado...” y otras cosas. Fue capturado con 200 campesinos en 1952 y fusilados todos en el Fortín de Acosasco de León, por órdenes directas de Anastasio Somoza García. Adentrándose en la investigación, Barreto Pérez se encontró con que Pancho Ñato y Rigoberto López Pérez (ajusticiador de Anastasio Somoza García en septiembre de 1956) eran hijos, respectivamente, de Domingo Barreto Fonseca y Julio Barreto Fonseca. Domingo Barreto Fonseca era el abuelo paterno del autor de este libro. Julio Barreto Fonseca era médico de León. Entre los Barreto hay muchos que todavía no quieren hablar del tema, pero el asunto fue puesto al descubierto por Octavio Barreto Centeno, padre del autor, y por Julio Barreto Fernández, hijo de Julio Barreto Fonseca.

Mateare Misterio o Cuevas del Cacique. Es un libro que recoge una investigación histórica sobre los pueblos originarios (Chorotegas) de la orilla del Lago Xolotlán o de Managua, incluyendo los que vivían al pie del Volcán Momotombo y en la Isla Momotombito, cuando llegaron los colonizadores y fundaron León Viejo en el extremo Suroeste del Lago Xolotlán.
En este libro se cuenta cómo los 12,000 pobladores indígenas, jefeados por su Cacique Mateare, Matearit o Matearot, se enfrentaron a los colonizadores españoles. Para evadir a los colonizadores, estos indígenas hicieron labor guerrillera y a la vez se replegaron o huyeron hacia los Filones de El Crucero, concretamente hacia el rumbo de San Andrés de La Palanca.
La investigación de esta Historia de Mateare la hizo Barreto Pérez en 1997 con motivo del centenario de fundación del Municipio de Mateare. Mediante la investigación mencionada, Barreto Pérez puso al descubierto la existencia de las Cuevas del Cacique en los Lomos de El Crucero, lo cual se publicó en el Diario BARRICADA. Es una Historia apasionante, un rescate sobre cómo resistieron nuestros abuelos aborígenes las intromisiones bárbaras de los españoles en nuestras tierras. Al leer este libro modesto, se enterarán de cómo quien era Alcalde sandinista en ese momento, Benito Espinoza Betancourt, le jugó sucio a Barreto Pérez, pues no le financió la impresión del libro y además le dio por perdidas las fotos tomadas durante esta investigación histórica que le costó más de un año de trabajo.

Basura Explosiva y Mortal. Es un libro de Barreto Pérez sobre la temática siempre en debate de la Basura en Managua. El título se debe a que realmente en el Basurero o Relleno Sanitario de Acahualinca hay un enorme potencial explosivo, pues la acumulación de basuras orgánicas ha generado gas metano por debajo, el cual podría explotar en cualquier momento. Este basurero, técnicamente, ya llegó a su fin. Este librito hace un recuento histórico de dónde y cómo han funcionado los basureros en Managua, cómo han muerto numerosos recogedores de basura, cómo eran los camiones y la recogida de basura en la Managua de antes del Terremoto de 1972; cuenta dónde se originaron los basureros, cómo está distribuida hoy la recogida de la basura, qué enfermedades provoca, qué consideraciones tienen los managuas sobre los recogedores de basura; cuántos camiones hay actualmente y cuántos se necesitan para que este servicio sea eficiente; cuánto se gasta en recoger la basura, cómo se acumula, cuál es el comportamiento que tienen los managuas en relación a estos desechos, y de cómo basuras de todo tipo son las principales contaminantes y destructoras del Lago Xolotlán o de Managua.


FETSALUD Heroica. No impreso todavía. Es un libro de más de 300 páginas, tamaño carta, que recoge una de las historias más heroicas de los trabajadores organizados de Nicaragua, en este caso sobre los trabajadores de la salud.
Es, al mismo tiempo, una de las investigaciones históricas más grandes de Barreto Pérez. Es una recopilación de documentos desde el nacimiento de la Federación de Trabajadores de la Salud, inicialmente conocida como “Trabajadores Hospitalarios”, la cual se enfrentó heroicamente a la Guardia Nacional y a Anastasio Somoza Debayle en tiempos realmente fatídicos, anteriores al Triunfo de la Revolución Sandinista. Contiene entrevistas con parte de los principales protagonistas de esta historia, entre otros William Canales Argeñal, Denis Obando Sabogales, René Yescas Sánchez, el doctor Gustavo Porras Cortés, Iris Montenegro Blandón. En este libro se cuenta al detalle cómo murieron, por ejemplo, Silvia Ferrufino Sobalbarro, y el doctor Manolo Morales Peralta. Cómo la guardia asesinó a personajes heroicos de Fetsalud como Albino Acosta, Luisa Amanda Espinoza, Yolanda Mayorga, Berta Calderón Roque, doctora Erlinda López, doctor Róger Osorio, doctor José Dolores Fletes. En sus más de 300 páginas se despliega parte de la historia heroica de los trabajadores en Nicaragua por sus reivindicaciones y por la Liberación Nacional en contra de la tiranía somocista genocida.

Lisímaco Chávez Cerda. Es un libro pequeño. Es una entrevista, efectuada en julio de 1997, a Lisímaco Chávez Cerda, personaje popular capitalino, relacionado directamente desde hace más de 40 años con la Fiesta Patronal de Santo Domingo de Guzmán, en Managua. La entrevista la hizo Barreto Pérez destinada a publicarse días antes del primero de agosto en el Diario BARRICADA. Chávez Cerda relata cómo se produjo el secuestro de Santo Domingo de Guzmán en 1961 y en 1963: relata cómo se lo arrebató a la Guardia Nacional dentro de la Iglesia de Las Sierritas de Managua; cómo lo metieron preso, y cómo, finalmente, la diminuta imagen religiosa de Santo Domingo de Guzmán finalmente se impuso como Patrono Popular de Managua, pues el Patrono oficial de la Iglesia Católica es Santiago de los Caballeros. Chávez fue excomulgado por el Obispo González y Robleto y murió reclamando, en 2005, porque la Iglesia Católica no le “levantó” la excomunión. Vale la pena leerlo.

Otros libros no impresos todavía

Parrales-Vallejos o historia de la Cooperativa de Autobuses Urbanos Parrales Vallejos, cuyos dos dirigentes sandinistas fueron asesinados en el comedor de la que fuera ENABUS. Es un historial legendario, relacionado con la lucha del Frente Sandinista por conservar el poder popular en Nicaragua.

Historia de la Central Sandinista de Trabajadores (CST). Es asimismo, un historial heroico de los trabajadores organizados, luchadores del Frente Sandinista de Liberación Nacional.

Managua Vieja. Es una narración sobre las direcciones de la Managua Vieja de antes del Terremoto de 1972.

Pablo E. Barreto Pérez es periodista, editor, investigador histórico, escritor, Cronista de la Capital, fotógrafo, Orden Independencia Cultural Rubén Darío, Hijo Dilecto de Managua, Orden Servidor de la Comunidad del Movimiento Comunal Nicaragüense, Orden José Benito Escobar Pérez de la Central Sandinista de Trabajadores (CST nacional) y Orden Juan Ramón Avilés de la Alcaldía de Managua.

Reside en la Colonia del Periodista No. 97, frente al portón del parque, en Managua.

Teléfonos: 88466187, 88418126 y 22703077.

Árbol de Nagarote
Foto
Foto

Pon aquí otro título.

Es monumento y Patrimonio nacional
Genízaro de Nagarote tiene 957 años

• En California existen árboles que tienen casi 5,000 años
• En México adoran el “Arbol de Tule”, que tiene más de 2,000 años de existencia

Pablo E. Barreto Pérez

Sí, el Genízaro de Nagarote tiene ya 957 años de edad, es decir, tenía 457 años cuando llegó Cristóbal Colón a América, en 1492.
Unos 30 años después, según crónicas de los mismos colonizadores españoles genocidas, centenares o miles de indígenas Chorotegas, Subtiabas, Imabites y Maribios, sesteaban bajo las frondosas ramas de este árbol de Genízaro, hoy convertido en monumento y patrimonio histórico de Nicaragua.

Esos relatos o crónicas de los colonizadores, específicamente de los que llegaron a los Lagos Cocibolca (de Nicaragua) y Xolotlán (de Managua), encabezados por Francisco Hernández de Córdoba, en 1528, indican que efectivamente bajo este Genízaro sesteaban, descansaban centenares o miles de indígenas, mientras transitaban cargados a pie, por supuesto, entre sus comunidades, situadas en las orillas de los Lagos, en el Golfo de Fonseca, en donde fue León Viejo y de donde está asentado el actual León Santiago de los Caballeros.
Debo confesar que este Genízaro casi milenario siempre me ha atraído por su importancia histórica y por el hecho de haber alcanzado semejante longevididad, la cual le ha sido cuidada con esmero municipal nagaroteño y nacional durante los últimos 30 años.
Precisamente, yo lo he visitado durante unos 30 años seguidos, y en ese tiempo he observado cómo va perdiendo sus ramas más gruesas y extendidas en el espacio aéreo y sobre las calles y casas de tres vías pequeñas y estrechas, pues por esas casualidades urbanísticas extraordinarias, el Genízaro quedó en medio de un patio, cercano a una esquina, que tuvo el privilegio de contar con sus ramas enormes, extendidas como brazos de pulpo por encima, asimismo, de un parquecito, situado bajo sus sombras casi milenarias.
Fui a ver el Genízaro hace dos años, el año pasado y a mediados de este año 2006. En este año 2006 ya me dio mucho pesar observar que ha perdido varias ramas enormes, que se extendían hacia el Sur, al Oeste, al Norte y al Este.

Aún así le quedan numerosas ramas gruesas que desafían el cielo, de donde “chupa” luz, aire y nutrientes para continuar viviendo, con lo cual nos brinda un espectáculo biológico y botánico precioso y una muestra extraordinaria de cómo la naturaleza nos indica que cuidando los árboles, matorrales, hierbas, ríos, lagos, lagunas, cerros, colinas y montañas, tendremos vida garantizada por siempre para los animales de todo tipo y para las plantas.
Muy impresionado quedé, desde el año 2004, al entererarme de que las ramas caídas del Genízaro fueron convertidas en monumentos a Indígenas y colocados bajo las sombras del mismo Genízaro.
“Las ramas ya no pudieron sostenerse...entonces, las convertimos en algo muy simbólico para perpetuar las imágenes de aquellos abuelos nuestros que descansaban bajo sus sombras”, informó el profesor Palacios, uno de los investigadores históricos de Nagarote y resguardador de estos patrimonios municipales y nacionales.

Arboles de casi 5,000 años

Más sorprendido quedé al leer en la Revista Muy Interesante acerca de que en la Isla de California, uno de los territorios robados por Estados Unidos a México, existen numerosos árboles de pino, llamados Breat Basin, que tienen 4, 723 años, ubicados en las montañas de White Inyo.
La revista mencionada indica que mediante carbono 14 se ha comprobado científicamente que estos árboles de pino tienen entre 3,000, cuatro mil y los 4, 723 años, uno de los árboles mencionados.
En el caso del Genízaro de Nagarote le fue aplicada la prueba de carbono 14 por parte de especialistas del Ministerio de Recursos Naturales y del Ambiente y del Instituto de Cultura.
Señala Muy Interesante que el Estado de California ha decretado la protección permanente de estos árboles milenarios, que se ven secos, pero que siempre les brotan ramitas y hojas en cualquier parte del tronco y las ramas “que se extienden al aire con un aspecto funerario”.

Arbol milenario en México

En el Sur de México hay otro árbol milenario, llamado Arbol de Santa María de Tule, que tiene más de dos mil años; está frondoso, como si fuera muy joven, y es objeto de admiración de centenares de miles de turistas nacionales y extranjeros en Oaxaca, cerca de Chiapas, donde crecieron esplendorosamente las civilizaciones mayas, en las cercanías del Golfo de México, frente a Cuba y colindante con Belice y Guatemala.
Este árbol milenario tiene un tronco con un diámetro de 14.36 metros; no logran abrazarlo 30 personas tomadas de la mano, y alcanza una altura de 40 metros. Se calcula que tiene un peso de 509 toneladas y un volumen de 705 metros cúbicos, todo lo cual le da un aspecto impresionante y atrayente por parte de turistras nacionales y extranjeros y los ciudadanos mexicanos que llegan a admirarlo en Oaxaca, México.
Aquí, en los cañones profundos de El Crucero (Las Sierras o Cordillera de Managua), existen árboles gigantescos, llamados guayabones, que miden hasta 60 metros de altura, destacándose espectaculares en las hondonadas de Las Sierritas, por donde circulan oleadas portentosas de aire que sacuden frecuentemente al poblado de El Crucero, situado a 925 metros de altura. ¿Son muy viejos estos guayabones? Habría que hacer un estudio sobre la edad que tienen.
Managua, julio del 2006.

Pablo E. Barreto Pérez: periodista, editor, investigador histórico, Cronista de la Capital, fotógrafo, Orden Independencia Cultural Rubén Darío, Hijo Dilecto de Managua, Orden Servidor de la Comunidad del Movimiento Comunal Nicaragüense, Orden José Benito Escobar Pérez de la Central Sandinista de Trabajadores (CST nacional) y Orden Juan Ramón Avilés de la Alcaldía de Managua.
Residente en la Colonia del Periodista No. 97, frente al portón del parque, en Managua.
Teléfonos: 88466187, 88418126 y 22703077.






Lucha por "el último bosque de nebliselva" en el Pacífico

*En el Mombacho, o "cerrado echado", existe un bosque enano sorprendente.
*Cien plantas parásitas en una sola rama.
*Una neblina espesa, nubes y un viento constante, lo envuelven todo.
*Orquídeas, helechos y salamandras sólo existentes en el Mombacho.

Pablo Emilio Barreto P.

Hace pocos días visité "el último bosque de nebliselva en la región occidental del Océano Pacífico", ubicado en el legendario Volcán Mombacho, donde me encontré con que la Fundación Cocibolca lucha decidida y pacientemente para conservar la Reserva Natural de este coloso volcánico de los Maribios, ubicada desde los 850 metros hasta los 1,400 metros de altura.
Esta Fundación Cocibolca administra esta Reserva Natural desde hace cuatro años, mediante un convenio con el MARENA.

Mombacho quiere decir, según las toponimias nuestras: "Cerro echado". Mi hija Sofana y mi esposa Anabelle Barrera A. coronamos la cúspide del Mombacho, azotada por vientos fríos y nubes que se hacían colochos blancos entre los árboles, cuando el guía de la Fundación me dijo: "Por favor, caminen por los senderos estrechos, observen cuidadosamente las plantas y animales exóticos, pero no vayan a dañar, ni destruir los helechos, ni las orquídeas, cuiden lo poco que nos queda de naturaleza".

Una salamandra y una terciopelo

"En esta nebliselva tenemos registrados 457 plantas, de las cuales 87 son orquídeas, algunas de ellas únicas en el mundo; hay 118 especies de animales, entre ellos una Salamandra existente sólo en el Mombacho en cuanto a la fauna de toda América Latina; existen 138 aves, 33 de las cuales son migratorias, entre otras tres colibríes que vienen en busca de flores desde Canadá; tenemos 18 especies de reptiles, destacándose las serpientes barba amarilla, terciopelo, cascabeles, las cuales habitan la parte baja del Volcán y lo más asombroso: un coral venenoso habitante de la cúspide, que se mueve entre los vientos fríos intensos y las nubes que como culebras rastreras del aire se deslizan hacia el fondo de uno de los cuatro cráteres, o se escurren raudas por entre los árboles y de paso soban las 32 antenas ubicadas en el cono más alto del Mombacho", explicaba con singular maestría el guía de la Fundación.

Cien plantas parásitas en una rama

Al caminar por los senderos angostos y miradores del cráter más alto, pudimos ver, maravillados, que hay centenares de helechos de formas singulares, que en un sólo árbol existen hasta 100 plantas parásitas, fincadas o enraizadas en los tronchos, en las ramas y que miles de estas plantas parásitas, entre las cuales están los helechos y las orquídeas, se mecen como geniales trapecistas por la fuerza portentosa del viento, que sopla siempre acompañado por una lluvia fina desde las extensas superficies acuáticas del Lago de Nicaragua, al pie del cual se levanta el Mombacho como guardián permanente de las Isletas de Granada y de la misma ciudad de Granada.

Vestido cilíndrico

Al circular por el sendero de paseo, de más o menos dos kilómetros en torno al cráter, pudimos observar sorprendidos cómo una planta parecida a una alga marina, envuelve los árboles como si se tratara de un vestido cilíndrico especial para exhibirlo ante los visitantes, o sencillamente para lucirlo siempre ante la visita permanente de los vientos envueltos en nubes blancas y oscuras, o la sencilla neblina que todo lo envuelve con su manto inatrapable.
El guía entusiasmado explica que de los 850 metros hacia abajo, o base del Mombacho, siguen desarrollándose los cafetales privados, los cuales, unidos a las 32 antenas de la cúspide, están convertidos en un peligro para la Reserva Natural, decretada en 1983 por el gobierno revolucionario sandinista.
Los rótulos explicativos del por qué se debe cuidar este bosque de nebliselva, abundan en el sendero mencionado, donde uno siente con agrado una temperatura tal vez más baja que la de El Crucero cuando es de madrugada.

Bosque enano

Allá en la cúspide el bosque es enano. Las flores exóticas abundan y a cada paso uno se va encontrando sorpresas como los bananos, aguacates, naranjas, calalas, nancites, malangas, jícaros, tigüilotes, todos los cuales crecen sin que nadie los haya cultivado, mientras al mismo tiempo te vas topando con pavones, loras, tucanes, gorriones, guardatinajas, ardillas, boas y zorillos, de esos que echan orín muy hediondo.
Nada de éso permitimos que se toque porque esta Reserva Natural la cuidamos como el "ojo de una cara", dice el guía, mientras explicaba que a los estudiantes de primaria y secundaria se les cobra 20 córdobas por la entrada, 30 córdobas a visitantes nacionales y 55 córdobas a los extranjeros, "con el fin de mantener un fondo, para el cuido de las cumbres del Mombacho", reitera.
Los visitantes son llevados en un camioncito y una camioneta cuesta arriba doce kilómetros, como subiendo al cielo. La Gira dura aproximadamente tres horas, y vale la pena hacerla para hacerse conciencia ciudadana sobre cómo cuidar lo poco que nos queda de bosques en el país.
Se llega hasta allí por la carretera hacia los Pueblos Brujos o Blancos, de Catarina hacia el sur.


Pablo E. Barreto Pérez, periodista, editor, investigador histórico, escritor popular, fotógrafo. Colonia del Periodista No. 97, teléfonos: 88466187.

ESCRÍBEME:
Mis Hijos Pedro P., Nelson A., Elisa María, Sofana Orquidea Barreto y yo(Pablo Emilio Barreto Pérez), abrimos esta página web cuyo espacio lo da gratuito galeon, para colocar artículos científicos y de opinión, reportajes, crónicas, reseñas históricas, asuntos geográficos y geológicos, etc., con el fin de ponerlos a la orden de lectores y visitantes de internet en todo el mundo y especialmente en Nicaragua.